Resistencia vecinal a la reiteración de bolas
Resistencia vecinal a la reiteración de bolas

“Vecinos y oposición temen que el alcalde quiera seguir con la obra de Gamonal”

“Simplemente es una tregua”.

Así definen fuentes vecinales la decisión de paralizar provisionalmente las obras del bulevar de Gamonal que el alcalde de Burgos, Javier Lacalle, tomó hace unos días a causa de la presión ciudadana.

Y no son los únicos que lo creen, ya que la oposición –que se opone en pleno a reanudar las obras– afirma que la intención del regidor es la de continuar la construcción.

El portavoz de UPyD en el Ayuntamiento, Roberto Alonso, explica que en una reunión celebrada este miércoles con el líder de su partido en Burgos, el alcalde mostró sus pretensiones de reanudar las obras del bulevar realizando algunos cambios en el diseño del mismo, algo a lo que UPyD se opone frontalmente.

“No sé en qué cabeza cabe querer reanudar las obras”, asevera Alonso, que hace hincapié en la “cabezonería” del regidor al querer continuar la construcción con la mayor parte del vecindario en contra.

En este sentido, el portavoz señala que no comprende “a quién tiene que convencer” el alcalde cuando los ciudadanos han mostrado su claro rechazo a las obras, y ha asegurado que Lacalle debería dimitir “por coherencia política” tras la “mala gestión” que ha realizado del problema, si bien ha explicado que no presentarán una moción para pedir su dimisión en el pleno extraordinario que se celebrará este viernes y tan sólo sugerirán al regidor esta posibilidad, ya que “baste que se pida una dimisión” para que un alto cargo se “enroque” en su puesto.

Además, Alonso ha puesto en duda la utilidad de la futura mesa de trabajo que el regidor anunció hace unos días –y en la que se comprometió a hablar con vecinos y partidos políticos para alcanzar “el mayor consenso posible”– al tener tanto unos como otros unas posturas tan claras y tan distantes, una opinión que comparten fuentes de la asamblea vecinal.

Asimismo, el portavoz de UPyD rechaza la presencia de los técnicos del Ayuntamiento en estas reuniones, ya que afirma que se trata de una discusión de carácter político.

“Lo que busca el equipo de Gobierno es desmovilizar a la gente”

Quien sí presentará una iniciativa en el pleno de este viernes para exigir la dimisión del alcalde, así como del vicealcalde y concejal de Fomento, Ángel Ibáñez, será el grupo municipal de IU, que ha explicado que también incluirán en su moción una propuesta para que se consulte a los vecinos sobre la construcción del bulevar.

El único representante de la formación en el Ayuntamiento, Raúl Salinero, se ha mostrado de acuerdo con el punto de vista de los vecinos y ha afirmado que “lo que busca el equipo de Gobierno es desmovilizar a la gente”.

“El alcalde pretende no quemarse ofreciendo esta oportunidad de diálogo”, señala Salinero en referencia a la mesa de trabajo proyectada por el regidor.

El concejal de IU, no obstante, señala que esta reunión tiene visos de estar “orientada hacia las mejoras del proyecto” y no hacia su cancelación definitiva, y se queja de que “durante dos años [Lacalle] sólo se ha reunido con las asociaciones vecinales que eran de su cuerda y estaban de acuerdo [con el proyecto], y ha ido negando las reuniones a otra gente” contraria a la construcción del bulevar.

En este sentido, Salinero ha denunciado que su grupo político ha sido el único con el cual el alcalde aún no se ha reunido, a pesar de que, según cuenta, se ha puesto a disposición del regidor en varias ocasiones para mantener un encuentro.

Por su parte, el PSOE también pedirá en el pleno, como ya ha hecho durante los últimos días, la dimisión del alcalde, aunque su grupo municipal no presentará una iniciativa en este sentido.

No obstante, el secretario provincial y líder de los socialistas burgaleses, Luis Tudanca, se ha mostrado convencido de que éste será el tema que protagonizará el debate en el pleno de este viernes.

Lo que sí pedirá por escrito el partido será el abandono definitivo del proyecto y la restitución de la zona afectada por el comienzo de las obras a la situación en que se encontraba anteriormente, ya que, para Tudanca, continuar la construcción es una idea “completamente irreal”.

El coste de cancelar las obras, un interrogante

Cuestionados por si una cancelación definitiva de las obras tendría costes para el Ayuntamiento, los partidos de la oposición se muestran convencidos de ello, si bien ninguno se atreve a realizar una estimación de a cuánto podría ascender la suma.

Según confirma el líder de los socialistas, si bien en el contrato firmado con las empresas adjudicatarias –Copsa Empresa Constructora y Aroasa Uno– para la realización de la obra no se estipula una cantidad concreta, el consistorio sí que tendría que abonar el precio de devolver la calle a su estado anterior, además del coste que haya supuesto iniciar las obras.

Tudanca explica, no obstante, que legalmente también cabe la posibilidad de que las compañías pidan una compensación económica por la cancelación del contrato, si bien se ha mostrado confiado en que, en el caso de que finalmente se paralizase definitivamente la construcción del bulevar, el Ayuntamiento podría llegar a un acuerdo con las empresas.”

(Fuente: Infolibre)

 

Anuncios