otan-ucrania

Moscú, que sabe con fundamento que la OTAN está usando la crisis ucraniana como pretexto para reforzar el bloque militar y justificar, en general, su existencia, tendrá que tomar medidas de protección en el caso de que la organización se aproxime a sus fronteras, afirmó Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente ruso, citado por la agencia Interfax.

Peskov indicó a un canal de televisión ruso que la ampliación de la OTAN va a representar una grave amenaza para Rusia, ya que la Alianza no puede dejar de ser una organización militar. “Con kaláshnikov(s) no se escriben libros”, señaló el portavoz.

Comentando la posible unión de Ucrania a la Alianza, Peskov dijo que espera que el “futuro político-militar de este país no suponga tal adhesión”.

La decisión sobre la reunificación de la península de Crimea con Rusia la tomó personalmente el presidente Vladímir Putin. “Fue una decisión personal del jefe de Estado. Solo él podía y debía tomar esta decisión, y lo hizo (…) después de que se confirmaran los resultados del referéndum”, dijo Peskov.

Por otra parte, el Presidente de la Federación Rusa  rechazó los intentos de comparar la operación antiterrorista que Rusia llevó a cabo en el Cáucaso del Norte en la década del 2000 con las acciones de Kiev para recuperar el control sobre el Este de Ucrania.

“Hay una diferencia enorme, y es que en el Cáucaso del Norte nos hemos enfrentado a una agresión del terrorismo internacional, a bandas adiestradas que recibían armas y pertrechos del extranjero”, subrayó Putin en una entrevista con la televisión Rossiya 1.

El pasado jueves, el mandatario ruso lanzó duras críticas al nuevo Gobierno en Kiev por usar la fuerza contra los manifestantes que protestan en el este de Ucrania a favor de la federalización.

Las autoridades en Kiev se negaron el viernes a suspender la operación especial en el este del país y afirmaron que los acuerdos del encuentro de Ginebra sobre Ucrania no obligan a los radicales del Maidán a deponer las armas y abandonar las plazas y edificios públicos que controlan desde diciembre pasado.

La reunión a cuatro bandas que se celebró el jueves en Ginebra con participación de Rusia, EEUU, la Unión Europea y Ucrania trazó una serie de medidas para reducir la tensión, entre ellas, el desarme de las milicias y el desalojo de los edificios, plazas y calles ocupados por los manifestantes.

El canciller ruso Lavrov, en una conversación telefónica que sostuvo anoche con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, insistió en que Kiev “cumpla de forma inmediata y cabal las cláusulas de la Declaración de Ginebra que prevé en particular la renuncia a las acciones violentas y el inicio de un diálogo nacional sobre la nueva Constitución con la participación de todas las regiones y las principales fuerzas políticas”.

(Principales fuentes consultadas: RT y Ria Nóvosti)

Anuncios