OBAMA EN SEÚL SE REVOLCÓ EN LA MIERDA DE SU PROPIO PATETISMO

cartel norcoreano

El Emperador sin corona emprendió una gira en modo relámpago algunos de sus protectorados asiáticos en busca de apoyos, básicamente inútiles casi del todo, para frenar la influencia china en el área Asia-Pacífico, ahora que Obama es el primero que sabe que Beijing se pone de parte de Moscú en lo que al problema y la tensión en Ucrania se refiere.

En la capital de la neocolonia que USA posee de facto al sur de la Península de Corea, un cínico, torpe y resentido inquilino de la sanguinaria Casa Blanca, soltó un mierdoso discurso cargado de mentiras y propaganda imperialista en contra del “régimen” de Pyongyang, el típico discurso que los grandes oligopolios de la desinformación difunden sin poner en duda ni en una sola línea de transcripción de las palabras presidenciales la “veracidad” de los pérfidos disparates que el líder yanqui deja salir de su famosa boquita.

“Lo que define la diferencia entre los dos países es una fractura entre una “democracia que crece y un Estado paria que hace padecer hambre a su pueblo, más que nutrir sus esperanzas y sueños”, dijo Barack pensando en ambas Coreas.

Después agregó que la continuación del programa militar nuclear de Corea del Norte sólo le aportará “más aislamiento”.

Aislado sí que se sentirá el régimen de Washington cuando se desangre en empresas guerreras que no le traerán beneficios, sino ruina y quebraderos de cabeza. Demasiados millones y millones de dólares malgastados en intentar colmar las desmedidas ambiciones de un complejo militar-industrial, “gracias” al cual la gran mayoría del propio pueblo de los Estados Unidos de América convive a diario con la precariedad, la exclusión y el “no future”.

La República Popular Democrática de Corea tiene derecho a realizar las prácticas nucleares que le venga en gana. La necesidad de autodefensa así lo impone. La “democracia” surcoreana es un ejercicio cotidiano de capitalismo salvaje, supervisado por “troikas” o equivalentes, carente de muchos de los más elementales derechos laborales y sin soberanía propia. ¡Por qué el desvergonzado Obama no recordó a la opinión pública planetaria que sus títeres de la Corea “libre” soportan como pueden manifestaciones populares antiyanquis, que son las más habituales de Asia?

Nadie se muere de hambre en Norcorea, cosa que el mismo Black Emperor quisiera; las esperanzas y sueños de los surcoreanos de a pie tiene más que ver con la reunificación con sus hermanos del Norte que con el mantenimiento de las decenas de miles de soldados gringos que manejan el país del Sur como si les perteneciese por Derecho Natural.

Un paria es un descastado. Y Norcorea, por encima de todo, ama los buenos sentimientos y el honor.

¿Hay alguien más descastado paseándose por el mundo que el patético jefe de un Imperio que no tiene autoridad moral alguna?

Obama de los cojones, eres la viva estampa del fracaso que ha perdido el sentido del ridículo. Tu muerte en vida fue provocada por la enfermedad de tu mitomanía.

You cannot be worse, my “friend”.

Anuncios

2 comentarios en “OBAMA EN SEÚL SE REVOLCÓ EN LA MIERDA DE SU PROPIO PATETISMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s