CAN VIES

La reaccionaria prensa del régimen español sólo pone micrófonos delante de algunos vecinos de la zona en conflicto (en particular, pequeños empresarios y comerciantes, de indiscutible mentalidad pequeñoburguesa), aquellos que arremeten verbalmente contra los protestantes presentados, de forma un tanto deshumanizada y, desde luego, peyorativa, como “radicales y violentos”. Ahora va a parecer que el propio sistema capitalista es pacífico, pacifista y víctima de los oprimidos y ninguneados por él.

No es difícil colegir de todo lo que está ocurriendo en un área de la ciudad de Barcelona que graves problemas sociales explican mejor lo que está ocurriendo allí que el detonante “oficial” de las protestas.

Al igual que sucediera en el burgalés Gamonal, criminalizar y demonizar a diestro y siniestro a personas y colectivos que exigen justicia y diálogo sin trampas es la reacción más torpe a las peticiones de amplios sectores del pueblo.

Reproduzco y actualizo ahora una noticia de Eldiario.es:

Reunión ayer tarde a tres bandas

En los extremos, el Centro Social de Sants, histórica asociación de vecinos del barrio; y el Ayuntamiento de Barcelona, con el regidor de Sants-Montjuïc, Jordi Martí al frente. En medio, la FAVB, la federación de asociaciones de vecinos de Barcelona, intentando arbitrar la conversación. Tras una reunión intensa, la propia FABV y el Centro Social de Sants pidieron detener el derribo de Can Vies, iniciar la rehabilitación del edificio y retirar el fuerte despliegue policial que por ahora mantiene el barrio acordonado, de cara a encauzar unas posibles negociaciones.

En concreto, el Centro Social de Sants presentó al Consistorio cuatro propuestas, por medio de su portavoz, Josep Maria Domingo: “Parar de forma inmediata el derribo del edificio; permitir el regreso del colectivo de usuarios en Can Vies; estudiar con técnicos de ambas partes la rehabilitación del edificio y detener los disturbios y la presencia masiva de policía en el barrio”, ha dicho al salir de la reunión. Los vecinos harán llegar las propuestas al colectivo de Can Vies, que no asistió al encuentro, y el regidor las trasladará al alcalde Xavier Trias, a la espera de poder reabrir el diálogo. Martí se limitó a escuchar las propuestas de los vecinos, sin hacer ninguna consideración al respecto, más allá de haber esperado que ayer noche no se repitiesen los incidentes.

Fuentes de los desalojados de Can Vies explicaron los motivos por los que no asistieron a esta reunión representantes del Ayuntamiento y el Centro Social de Sants. “Nos hemos enterado por la prensa”, explicó uno de los activistas, que dijo que no tenían nada que dialogar con el Ayuntamiento desde que se inició el derribo de Can Vies. “El problema ahora lo tienen ellos, nosotros nos seguiremos organizando, como siempre lo hemos hecho, de forma horizontal, y trataremos de encontrar de nuevo nuestro espacio”, dijo. Emplazaron a colectivos del barrio y de otros lugares de la ciudad a reconstruir el edificio. “Hacemos un llamamiento de cara al sábado, esperamos que vengan muchas columnas, con material de obra, para levantar lo que nos han robado”.

Liberados 12 detenidos, uno de ellos con el síndrome de Tourette

A lo largo de la tarde debieron quedar en libertad doce de las treinta personas que fueron detenidas anteayer, durante la tercera noche de protestas por el desalojo de Can Vies, según informaron fuentes de los Mossos. Después de que la policía les hubiese tomado declaración y hubiera elaborado los atestados para enviarlos al juzgado, estos doce detenidos habrían podido irse a casa, con la obligación de comparecer ante el juez como imputados cuando se les cite.

En cuanto a los otros dieciocho arrestados, deberán pasar otra noche en la comisaría de los Mossos, y serán puestos a disposición judicial hoy viernes. Además de los 30 detenidos anteayer, el lunes y el martes, en que también hubo disturbios en Sants, fueron arrestadas ocho personas más, detenciones que quedaron sin efectos excepto una, que fue puesta en libertad provisional.

Entre los detenidos de anteayer se encontraba Juan, vecino de Sants y habitual de las actividades populares del barrio, que sufre el síndrome de Tourette, y que fue puesto en libertad con una evidente contusión en la nariz. Colectivos y vecinos de Sants mostraron su rechazo por la detención de este joven, que sufre una enfermedad neurológica muy evidente ante los ojos de cualquier persona.

Can Batlló subraya su posición

Tras la primera noche de conflicto, el regidor de Sants-Montjuïc, había puesto como ejemplo de “consenso” el recinto fabril de Can Batlló. En un comunicado, los activistas de este otro histórico punto autogestionado de Sants desvanecieron cualquier duda. “Nos parece un ejercicio vergonzoso de demagogia y oportunismo que Jordi Martí ahora quiera aprovechar la ocasión y colgarse unas medallas que no le corresponden. No queremos ser ningún ejemplo ni formar parte de una gestión política que dirige, provoca y, además, se siente orgullosa de actuaciones como las que se están viviendo en el barrio”.

En el mismo comunicado, Can Batlló condena “enérgicamente” el desalojo de Can Vies y manifestaron su apoyo a los integrantes del espacio y al tejido social del barrio de Sants. “Igualmente queremos denunciar la ocupación de nuestro barrio y la actuación brutal por parte de las fuerzas policiales como consecuencia de las decisiones tomadas por parte de la concejalía de Sants-Montjuïc y del Ayuntamiento de Barcelona”, concluyeron.

Anuncios