La mierdacracia se pasea por el planeta
La mierdacracia se pasea por el planeta

Hablamos de responsabilidad no reconocida, al tiempo que se nos cuenta la película como les da la gana a los más poderosos captores de la veracidad informativa, siempre al servicio de los intereses del gran capital internacional.

La lectura que obtenemos de este tenso y sangriento escenario es que jamás la avaricia y la falta de humanidad de las potencias que abanderan el imperialismo pueden traer otra “democracia” que no sea la de los bombazos y el atropello sin freno de los derechos humanos de los más indefensos.

Estados Unidos y su gerente llamada Unión Europea han empujado a una ex república soviética a una guerra entre hermanos/as, con el básico objetivo de quebrar las expectativas rusas de impulsar la construcción de un orden mundial multipolar, a través de la atracción forzada de Ucrania a las redes tecnocráticas neoliberales de las grandes instituciones del mundo financiero, que ahorcan a naciones y pueblos.

¿Dónde está ahora la muy hipócrita retórica de los “superdemócratas” de la preocupación pública por la comisión de atrocidades de lesa humanidad, tales como disparos contra un hospital pediátrico, por citar el ejemplo más incalificable? ¿USA y la Europa del fracaso socioeconómico van a condenar al régimen nazi instalado en Kiev? ¿Intervendrán militarmente en la zona para liberar a los antifascistas? ¿Admitirán que las fuerzas tenidas por leales a los golpistas mandamases de la capital son, en realidad, serviles y receptoras de colaboración mercenaria extranjera?

Si tenemos en cuenta que el auge del fascismo, no sólo en Ucrania sino en el “modernísimo” bloque regional europeo que aún se recupera de su última “fiesta” electoral, proviene en una medida bien grande de su alimentación (desde el ultramediático derribo del Muro de Berlín, verdadero baluarte de la resistencia frente a la amenaza fascista) por parte, mayormente, de ese falso promotor de la justicia en el planeta que es el Complejo Militar-Industrial norteamericano, no podemos pensar de ninguna de las maneras que la causa de la libertad representada por las fuerzas populares que se rebelan en el Sur y el Este ucranios no vaya a continuar siendo apoyada por el único o casi el único Gobierno que ejerce de contrapeso a la furia decadente e injerencista del poder yanqui: el de la Federación Rusa, cada vez más necesaria amiga estratégica de la emergente China.

El caso es que Ejército ucraniano abrió ayer fuego artillero contra Slaviansk, uno de los baluartes de las fuerzas independentistas en el este de Ucrania, informaron vecinos de esta ciudad a la agencia rusa RIA-Nóvosti.

Según estas fuentes, los obuses dispararonn proyectiles contra la parte central de la urbe, donde se encuentra acuartelada la mayor parte de las milicias populares.

No se descarta que el Ejército hubiese intensificado el bombardeo de Slaviansk en represalia por el derribo la víspera, en las afueras de la ciudad, de un helicóptero con 12 miembros de la Guardia Nacional, que murieron a raíz del ataque.

Desde mediados de abril, Kiev lleva a cabo una operación especial en el Este ucraniano para aplastar las protestas de los independentistas que se rebelaron contra el Gobierno central tras el cambio del poder que tuvo lugar a finales de febrero pasado.

Las operaciones de combate se cobraron ya más de 100 víctimas mortales, según la ONU.

Slaviansk es escenario de enfrentamientos entre las tropas leales al Gobierno autoproclamado de Kiev y las milicias populares, movilizadas por los partidarios de la organización territorial federal de Ucrania, desde mediados de abril. Por parte de Kiev protagonizan el conflicto tanto las Fuerzas Armadas como distintas unidades subordinadas al Ministerio del Interior, entre ellas los destacamentos de la Guardia Nacional, formados en parte por los extremistas del movimiento Sector Derecho.

Rusia, que es el vecino y socio comercial más grande de Ucrania, tacha de punitiva la operación llevada a cabo por las autoridades centrales. Moscú ha exhortado a Kiev en varias ocasiones que retire las tropas de las regiones de tensión para no causar muertes entre la población civil.

Anuncios