abba y corona

(J.C.)

Soy muy sencillo

y campechano a la vez.

Los chistes que sé gustan mucho a la plebe.

Pero hay un talento, en mí peculiar,

y es que “toa” la prensa me sabe adular.

Y me hace feliz

satisfecho lo puedo decir; por eso

 

(J.C. y F.)

Nos ríen las gracias

a los Borbones,

aun tocando los cojones.

Nos ríen las gracias

por nuestro saber vivir; hay que aplaudir

que sin comicios logremos dormir

tranquilos, porque tiene gracia

ganar sin competir.

 

(J.C.)

Todos decían que era gangosa mi voz.

Hablé y callé. De España fui portavoz.

Y hoy ABC, así como La Razón

son igualicos que cualquier mamón

que era un “rojo” cabrón,

que antes siempre me daba el tostón. Por eso

 

(J.C. y F.)

nos ríen las gracias

a los Borbones,

aunque haya abdicaciones.

Nos ríen las gracias

por no tenernos que ir; por nunca huir.

Largas vacaciones nos han de admitir,

porque de cosas como exilios

no queremos ni oír.

 

(J.C.)

Suerte yo tuve

por reinar y no gobernar.

Quiero, súbditos, que me griten juntos:

“¡ Te has “quedao” con nosotros, Juancar!”

 

(J.C. y F.)

Nos ríen las gracias

a los Borbones,

por ser siempre unos guasones.

Nos ríen las gracias,

pues sabemos sonreír ¡vaya que sí!

por haber hecho nuestro porvenir

sabiendo que los privilegios

nadie nos va a abolir.

Anuncios