VERSOS A LA RESISTENCIA ANTIFASCISTA EN LA DIVIDIDA UCRANIA

ANTIFASCISMO DECIDIDO

Joven combatiente al que arrancan la vida granadas antiinsurgentes,

tú eres río que convierte la sangre en agua bendita para el pueblo que arde.

De la mano del niño la mujer blande purpúrea insignia que a los fascistas derrite,

y el hogar en que te forjaste, portador del fusil en la lealtad de las manos,

se eleva sobre escombros que no entierran tu bravura.

 

Llorar no esconde el pañuelo ceñido a la multitud, a esa gente

sin pésames del corrompido Occidente

que tóxica saliva envía con misiles de abandono permanente.

 

Mi porvenir, camarada, llega en cabeza alta con los huesos incendiados.

Porque mi sueño es el golpe que a la vibora asestaremos,

seguiremos perseverando sobre picos protectores que retan a los que emiten

irrespirables vientos.

 

Batir las alas es supremo imperativo.

Torcer los dedos del odio, nuestro primer objetivo.

Saldar cuentas con cadalsos inhumanos, la letra de nuestro himno,

el de colores que estallan en batallas cosidas con frialdad de cuchillos.

 

No sabe hundirse el frente de almas sencillas con corteza de cielos,

ni titanes orientales besan dedos de un Kiev caldeado por ruido de demonios.

Escrito con la letra del valor que no perece,

me entregas tu mensaje, arrojado vástago de la muerte digna.

Me llegó tu herida como un canto a la vida que en alba limpia, independiente,

ahogó con furia nazismo decadente de mirada turbia.

MODESTO TRIBUTO POÉTICO A VIDA Y OBRA DE G. MÁRQUEZ

macondo

 

Están ya en procesión de luto José Arcadio Buendia y Úrsula Iguarán.

Caminan por Macondo en busca de insurgentes algunos periodistas que dirán

que el genio hecho de barro no se encarcela en las urnas.

 

Al otro lado de la ciénaga, imparables generaciones de combatientes acalorados

congelan mentiras que incendian parajes comunitarios.

Magia en las realidades se fugan de páginas de un premio fijado

en el tablón de un pueblo, tal vez imaginario.

 

Resístense los cerebros a químicas ligazones con las almas macondianas,

secuestradas por el mundo, encerradas en insomnio,

azotadas por la peste que se obliga al retorno a las lecturas centenarias.

Beben los vivos, en casa de todos, el agua que resucita saberes un día perdidos.

Y, ante el paso de la contienda, los dedos sobrevivientes fabrican, sin fallecer, el mismo aire de la vida.

 

Arrasan los chaparrones calendarios restaurados del pertinaz macondismo.

Todo acaba reducido a silvestres sepulcros y recuerdos descompuestos.

¡Que no acudan las hormigas que desayunan mentes!

Hay que dejar al crío fuera de esos círculos en que la Parca se mueve.

 

Pergaminos de Melquíades convocados por Aureliano

buscan tu tumba, Gabriel, y sólo hallan la miel ofrecida por tu mano.

Cualquier oportunidad sobre la tierra  tienes concedida,

hijo de Colombia y de las letras,

a caballo entre dos siglos que tu coherencia nos deja.

 

Macondo es el paraíso donde todas las pupilas bostezan ya prendidas.

ARGENTINA HOY Y AHORA

bandera-argentina

Después de descubiertas semanas de hackeo troyano a alguna de mis cuentas de correo, es posible que, por medio del phishing, me hayan birlado cuentas de e-mail de amigos, nombres, direcciones, e incluso claves consideradas por mí secretas. Hasta la misma IP.

Seguramente haya habido mensajes que no me hayan llegado, y probablemente se haya utilizado mi privacidad para hacer daño por motivos ideológicos a amigos y camaradas. Se nota que algunas ideas escuecen a muchos.

Securizar un equipo informático no es ciento por ciento posible, pero no puedo descuidar ciertas actualizaciones que debo hacer para que nadie ponga en peligro tanto mi propia intimidad como la de terceros próximos y afines a mí.

Dicho esto, parto de un titular que acabo de leer en la Red: “Rusia agradece el apoyo de la Argentina en el caso de Crimea”.

Dedico las siguientes líneas a mis lectores y lectoras rioplatenses, que han sido hasta la fecha de las personas que más me han leído y comentado.

 

En el Sur del Sur la tierra es fuego y hielo. Y hay un pueblo que brama abriendo caminos ante las espadas.

La luz austral es crepúsculo para víboras que hincaron su veneno a ese pueblo bravío de luciérnagas blancas y azules.

No hay perfección ni receta economista para combatir el hambre de derechos y respeto.

Las gentes de América entonan los himnos de esas patrias de los libros que encuadernan gestas de porvenires y lazos.

Huelgas de odio acumulado, bajo excusas bastardas, tras la ira que no esconde sus colmillos afilados.

Mujeres rosadas, bandas de presidencia, pañuelos en la cabeza de abuelas y madres de oro.

Juventud que no envejece, vejez hecha muchacha de poesía y cuento libre.

Niñas que con guirnaldas construyen sus cometas plateadas por las canas.

Ni San Martín, ni Belgrano, ni Perón ni Néstor.

Ni Evita, ni Cristina, ni Hebe ni Alfonsina.

Son todas esas voces, abigarrado arco iris de palabras y combates,

pasaportes a un éxito modesto entre la euforia, eufórico entre la modestia.

Desde Argentina hasta el mundo sobrevuela la proeza de aves peregrinas sin cadenas.

 

Por la ilusión de un momento hay dibujos que se imprimen en el devenir de los siglos.

Y sol de lucha sobre enseña es la lección neomundista de diplomáticos nuevos

en estos tiempos de lobos y corderos.

90 AÑOS DEL DECESO FÍSICO DE LENIN: UN POEMA DE BERTOLT BRECHT Y UNA EMOTIVA CANCIÓN

vladimir lenin
1
Al morir Lenin,
un soldado de la guardia, según se cuenta,
dijo a sus camaradas: Yo no quería
creerlo. Fui donde él estaba
y le grité al oído: “Ilich,
ahí vienen los explotadores. No se movió.
Ahora estoy seguro que ha muerto.
2
 Si un hombre bueno quiere irse,
¿con que se le puede detener?
Dile para qué es útil.
Eso lo puede detener.
3
 ¿Qué podía detener a Lenin?
4
 El soldado pensó :
Si oye que los explotadores vienen,
puede que estando solo enfermo se levante.
Quizás venga con muletas.
Quizás haga que lo traigan
pero se levantará y vendrá
para luchar contra los explotadores.
5
 El soldado sabía que Lenin
había peleado toda su vida
contra los explotadores.
6
 Cuando terminaron de tomar por asalto
el Palacio de Invierno, el soldado
quiso regresar a su hogar, porque allí
se habían repartido ya las tierras de los propietarios.
Entonces Lenin le dijo: Quédate.
Todavía hay explotadores.
Y mientras haya explotación
hay que luchar contra ella.
Mientras tu existas,
tienes que luchar contra ella.
7
 Los débiles no luchan. Los más fuertes
quizás luchen una hora.
Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero
los más fuertes de todos, luchan toda su vida. Éstos
son los indispensables.

“DESPEDIMOS” EN POÉTICA PROSA AL INOLVIDABLE JUAN GELMAN

j.gelman

La palabra oral se agita en las páginas de Gelman, quien sigue vivo, estará vivo en los corazones bibliotecarios de victorias crecidas con el lenguaje no vendible.

Puede que a través de los sueños la promesa cumplida de haber pasado por periódicos de lucha se haga realidad repartida en voces populares de castellana lengua; o de lengua hecha masa no informe de pueblos que escriben hablando a viva voz sin descanso.

No se nos hace larga la espera, porque consagraremos vidas tan inquietas como imperturbables a recuperar cada fragmento del cristal de espejo en que se refleja el nombre de cada enérgico poeta frente a los embates del Fascio.

Que segaderas seccionen la muerte del amante del odio destructivo de su miseria moral. Que mazas no de heréticos cincelen la figura de un libro inmenso, en que numerosos Juanes firmen con sangre blanca las montañas nacidas de los abismos. Que el pincel que se hace pluma deje la mano tendida hacia la paz concertada con la lucha anticohecho.

La familia anida en la mente torturada del hombre anciano, joven de espíritu, sereno con furia de justicia, viejo, que no ajado, grito de denuncia en el crepúsculo digno de la existencia. Hallazgos de respiración latida tienen nombre de nieta, criatura que encuentra la primavera en alba uruguaya de nueva fuente.

La verbalidad redactada es hálito del viento que reparte plasma inflamado en forma de sol con lluvia; el sollozo que es celebración de trayectoria tan sólida como entrañable. No desapareció el que plantó piedrecillas en la calzada de las sombras y las luces. Sobre ella caminarán generaciones de grafemas y blasones, cantados desde México por mundos.

MI HOMENAJE A ALÍ PRIMERA, CANTAUTOR DE LOS PUEBLOS

ali_primera_carlos_vargas

 

A la luz de tu voz incombustible

gozamos  del reflejo de una estela soleada,

de sangre pura levantada que fluye sobre las páginas

de un diario de lucha, escrito en forja

de pertinaces resistencias.

 

Mecedora de palabras la voz del hombre,

es impulso cotidiano de armas en cuerdas

de instrumentos iluminados.

De concierto que recita almas de pies y manos incansables

se hace el suspiro trueno, y la tormenta un melódico preludio

de esperanza.

 

Camisa roja, roja garganta no descosida por las masacres contra humildes alzados,

díscolos gallos de encendidas crestas con tu rostro plasmado

en el lienzo de la Memoria.

 

Primero en la denuncia, primero en la batalla de ideas impererecederas.

Viene Alí con su lámpara de fuego y brillos vivificantes de variedad proclamada.

Reconocen los hijos del azul planeta tu aliento latino,

tus alas, que siempre refrescan los silencios deprimidos.

 

A nosotros llegará un llanto accidental en maldita carretera,

mas no desplómase el amor,

si se expande en las glorias vocales de tu modelo,

Alí Primera.

 

Himno “estrasburgués” dedicado a los muchachos y las muchachas de la AVT

fascismo a la españolísima

Noticia principal: “Había empezado la manifestación, y ya se veía que iba a ser una mañana complicada para Javier Arenas, Esteban González Pons y Carlos Floriano. Los tres vicesecretarios del PP salieron a la puerta de la sede, en la calle Génova, y enseguida notaron la tensión. Manifestantes que les miraban desafiantes al pasar por la sede para ir a Colón, algunos que les gritaban, y un señor que directamente se les acercó para decirles: “No engañéis a la gente, a esta manifestación venimos también a protestar contra vosotros, porque habéis cumplido la sentencia de Estrasburgo, nos habéis engañado”.”

 

Al siguiente poema le ponéis la música del “Montañas nevadas” y mola mogollón:

 

La españolada sucia, de viejos

carcas de mala leche calentada,

es de los fachas que van en procesiones

protestando contra casi too Dios.

 

Quieren hundir a su “Patria”,

una inmensa estupidez los impulsa,

estulticia que somete

la inteligencia al horror.

 

Enormes cagadas,

Tremendos tormentos,

cordura dormida.

¡Qué bien saben joder!

Al cielo se eleva

la intención maleva,

a nuestros cojones

los hacen padecer.

 

El nazismo es su guía

y bendice el neofranquismo a estos mastuerzos;

una horda enfurecida

porta enseñas con pollón.

 

Incordiando y rebuznando,

pretenden hacer Historia;

de un no difunto pasado

atiborran su Reacción.

 

Enormes cagadas…