NSA

Me veo en la obligación de volver a poner un poco en duda que tanto Snowden como Assange no sean agentes antiyanquis, sino, realmente, leales prestadores de servicios a la yanquilandesa CIA.

Me escama muchísimo que la gran e influyente prensa burguesa y proimperialista internacional nos esté dando la vara machaconamente con las supuestas, o no tan supuestas, chuzadas telefónicas del Gobierno estadounidense a mandatarios de todo el mundo, del Primero y del Tercero, inclusive a la epidemia con patas germánica llamada Angela Merkel.

Ni todo lo que el tal Eduardo es una novedad, ni es absolutamente cierto todo lo que se dice que él ha revelado.

Cuando una noticia de esta naturaleza se repite una y otra vez, tenemos todo el derecho a pensar que se nos está tapando algo verdaderamente gordo que el imperialismo está tramando o empezando a ejecutar ya.

El Tío Sam no es perfecto y se equivoca. Mas es indudable que de tonto no tiene un pelo, y de que no se le escapan así como así sus trabajadores de las áreas de inteligencia, caracterizadas por los altísimos costes que salen de los bolsillos de los sufridos contribuyentes norteamericanos.

Dijo hace muy poco la brasileña Rousseff que a los amigos no se los espía, en alusión a las actividades ilícitas de las que la Casa Blanca viene siendo acusada en los últimos tiempos. Habría que recordarle a Dilma, presuntamente desconocedora de las malas artes del gendarme mundial, que el Imperio nunca tendrá amigos, sólo cipayos.

Es cuestión de tiempo, ha pensado siempre la que a regañadientes se mantiene como superpotencia, que dichos cipayos lo sean por las buenas o por las malas.

Dicho todo esto, y a pesar de ello, transcribo ahora una noticia leída en Aporrea.org:

Edward Snowden emitió un comunicado a la Unión Americana de Libertades Civiles (American Civil Liberties Union) hoy, diciendo que toda transacción de Internet que sale de las fronteras de los Estados Unidos pasa por las manos de la NSA, y que ningún teléfono en los Estados Unidos hace una llamada sin dejar un registro en la NSA, informó The Hill.

Al parecer Snowden se dirigió sin nombrarla, a la senadora Dianne Feinstein (demócrata por California) quien afirmó que el programa de recolección de registros telefónicos del gobierno no es “vigilancia”.

Aquí la declaración completa:

“En los últimos cuatro meses, hemos aprendido mucho acerca de nuestro gobierno”.

“Hemos aprendido que la comunidad de inteligencia de EE.UU. ha construido en secreto un sistema de vigilancia omnipresente. Hoy en día, ningún teléfono en los Estados Unidos hace una llamada sin dejar un registro en la NSA. Hoy en día, ninguna transacción internet entra o sale de Estados Unidos sin pasar por las manos de la NSA. Nuestros representantes en el Congreso nos dicen que esto no es la vigilancia. Están equivocados”.

“Ahora es el momento de que el gobierno sepa de nosotros. El sábado, la ACLU, EFF, y el resto de la coalición StopWatching.Us (Dejen de vigilarnos), van a Washington DC. Únase a nosotros enviando el mensaje: Dejen de vigilarnos” .

Snowden se pronunció a favor de la manifestación que la Coalición Contra la vigilancia masiva “Stop Watching Us” (dejen de vigilarnos) está organizando en Washington DC para el sábado 26 de octubre, dentro dos días.

Anuncios